Anuncio_compania_Malev

 

Hace unos meses conocíamos la noticia de que el Patronato de Turismo Costa Brava estaba promocionando el litoral de Girona con una foto de las Bahamas. Se armó un gran revuelo. Según declaraciones de la directora del Patronat, Dolors Batlle, se había utilizado una imagen de la playa tropical porque lo que se quería transmitir era el concepto y en el momento de hacer el anuncio no se disponía de las imágenes adecuadas con la calidad suficiente, por lo que se fueron a buscar a una empresa especializada.

A principios de este mes, aparecía en El País otra noticia donde la foto les jugó una mala pasada a los anunciantes. Una aerolínea rusa tuvo que retirar un anuncio en el que habían utilizado el mausoleo de Franco para promocionar Madrid. Lo habían confundido con El Escorial. La empresa publicitaria había tomado la foto de un banco de datos.

En el primer caso, el de la Costa Brava, los publicistas sabían lo que hacían. Sabían que la foto no era de las playas de la Costa Brava pero al no disponer de ella la retocaron. En el segundo caso fue fruto de la ignorancia; no tenían ni idea de lo que estaban haciendo ni promocionando, ni de las consecuencias que podía tener. 


Una imagen vale más que mil palabras, pero en algunos casos, como en estas, las palabras no han sobrado sino que han sido necesarias para justificar lo injustificable.


By: Anaur

Anuncios