La menor inversión publicitaria golpeó duramente los resultados de Telecinco, Antena 3 y Vocento en el primer trimestre del ejercicio. El peor parado fue este último grupo. La empresa editora del diario Abc esquivó por poco las pérdidas y anunció ayer un beneficio neto de 131.000 euros en el periodo, lo que supone un descenso de algo más del 99%. La empresa, incluso, registró un resultado bruto de explotación (Ebitda) negativo de 9,53 millones, frente al saldo positivo de 17,8 millones hace un año.

Por áreas, el Ebitda de los medios impresos fue negativo con 12,5 millones, frente a los 27,7 millones de resultado positivo de hace un año; el del negocio audiovisual pasó de pérdidas de 2,2 millones a ganancias de 5,3 millones; e Internet cayó de 2,3 millones de ganancias operativas a 1,5 millones de pérdidas.

Buena parte de la culpa la tuvo la caída de ingresos. La facturación cayó un 13,7% a 387,3 millones, por el desplome del 28,4% a 140,3 millones en las ventas de publicidad.

El grupo aprovechó el día de resultados para anunciar a última hora de la tarde que se ha desprendido de un 2,18% en Telecinco por 39,51 millones. Vocento aún conserva el 2,9% del capital de la cadena.

Lucha entre las TV

Las dos principales televisiones privadas también pasaron dificultades en el periodo. En ambos casos, tanto la facturación como el beneficio sufrieron retrocesos.

Los ingresos de Telecinco cayeron más que los de su competidora debido a que, además de la caída global del mercado publicitario común a todas, ha de añadirle el retroceso que ha sufrido su audiencia en el último año y que la ha llevado a estar por detrás de TVE y de Antena 3.

El consejero delegado, Paolo Vasile, vaticinó un segundo semestre “todavía duro”, si bien planteó “el inicio de una nueva y agresiva etapa” en los canales digitales e Internet y una política de austeridad. En el primer semestre, la cadena registró un descenso del beneficio del 68,7% hasta 62,2 millones. Este resultado se vio impulsado por la reversión de unas provisiones de naturaleza fiscal de la que fue “absuelta” la compañía, según fuentes de la empresa, por 29,5 millones.

La cadena destinará en el último cuatrimestre del año una “importante partida” a reforzar los contenidos de sus canales de televisión digital terrestre, La Siete y FDF, con la inclusión además de un informativo diario específico.

La mayor caída de la facturación permitió al grupo Antena 3 logró adelantar a su rival en facturación, con 365,46 millones y un retroceso del 23,4%. “La caída de los ingresos netos consolidados ha sido sustancialmente menor que la caída del mercado publicitario”, destacaron ayer fuentes de la compañía.

La empresa logró limitar parcialmente el impacto de esta caída con una reducción del 2,8% en los costes. El beneficio neto, por su parte, cayó el 71,6% en el periodo tras alcanzar los 22,7 millones.
Optimismo por la nueva ley de TVE

Cae la publicidad, caen los beneficios de Antena 3, Telecinco y Vocento, pero sus acciones suben con fuerza en Bolsa. Las cotizaciones de las tres empresas subieron ayer un 8,5%, un 6,1%, y un 0,27%, respectivamente. Prisa, por su parte, subió el 0,13%.

Los analistas manejaron una razón fundamental para este buen comportamiento. El primero de ellos, el fin de los anuncios en TVE en enero, después de que el pleno del Senado rechazase las enmiendas y ratificase el miércoles pasado la nueva Ley de Financiación de la Corporación RTVE.

Este cambio legislativo dará un balón de oxígeno a las cadenas privadas y ha insuflado algo de optimismo en los expertos bursátiles que cubren el sector. Un analista de ACF aseguró ayer que “parece que lo peor ha pasado y que el flujo de noticias en los próximos meses debería ser positivo”.

Fuente: Cinco Días

Anuncios