Profesionales de la creatividad.

Si algo tienen las crisis es que el la sociedad generalista intenta adaptarse a las nuevas situaciones, y una de las necesidades del ciudadano de a pie es valorar lo que pueden ser buenas opciones o tomaduras de pelo. 12designer.com es un nuevo portal que media entre empresas y diseñadores que aprovecha el concepto de “crowdsourcing”.

Esto quiere decir que las empresas, convertidas directamente en clientes presentan un briefing sobre un trabajo determinado y con un presupuesto cerrado de antemano a los cientos de diseñadores que forman la comunidad registrada a dicho portal. El siguiente paso es una competición de creatividad entre los diseñadores para llevarse la medalla de oro. Dicha medadalla, evidentemente es el pago de la cantidad establecida en el presupuesto.

Se puede decir que es una idea innovadora, siempre que obviemos que el crowdsourcing está ya muy utilizado en otros paises. Sin lugar a dudas, también podemos determinar que de cara al cliente, por un presupuesto cerrado y generalmente bastante bajo, dispondrá de innumerables propuestas. Otra cosa es la profesionalidad y calidad de los trabajos en un portal donde cualquiera con un ordenador y un nick se puede registrar gratuitamente.

Lo que planteo es si se está desvirtuando un trabajo que no sólo es presentar por ejemplo un logotipo sin tener un seguimiento y estudio del cliente, si no también todo un requisito imprescidible de herramientas más complejas de lo que parece que se plantea en un principio. Sin ánimo de ofender a los integrantes del equipo 12designer, pero sí de crear una polémica relativa y sobretodo sana, no dejo de ver el portal como un trámite entre empresas y freelances donde de todas, sólo una idea creativa tendrá una recompensa económica.

Este portal el cual deduzco es altamente lucrativo para sus creadores, asegura decenas de layouts diferentes al cliente, pero… ¿asegura también a los diseñadores y directores de arte la propiedad intelectual de los mismos ante cualquier posible plagio?

Desde un punto de vista muy personal, creo que estamos ante una acción totalmente legítima pero que a su vez promueve e impulsa un trabajo especulativo que al fin y al cabo lo único que conseguirá dañar será el dique de la profesión.

By: César Cantero

Anuncios