You are currently browsing the tag archive for the ‘Publicidad’ tag.

Imagen

¿Qué demonios es la publicidad nativa? Si muchos “marketeros” ya tienen problemas para responder a esta pregunta, los consumidores están completamente “in albis”. Así lo concluye al menos un reciente estudio de Ask Your Target Market.

Sólo el 5% de los 400 consumidores consultados por Ask Your Target Market dice saber lo que es la publicidad nativa. Otro 10% reconoce haber oído hablar de los anuncios nativos, pero la mayoría, el 85%, confiesa no tener ni idea de lo que es la publicidad nativa.

Por otra parte, cuando se les pregunta si prestarían más atención a un anuncio que les proporciona contenido valioso, sólo el 26% de los consumidores contesta que sí, mientras que el 57% afirma que tendría algo más de predisposición frente a este tipo de formatos. El 12% confiesa que probablemente no estará más predispuesto a estos anuncios y el 5% afirma categóricamente que no les prestaría mayor atención.

En términos de efectividad, sólo el 7% de los consumidores contempla la publicidad nativa como muy efectiva, el 50% la considera hasta cierto punto efectiva y el 35% no la encuentra demasiado efectiva. El 9% asegura que la publicidad nativa no es efectiva.

Font: MarketingDirecto

BMW, ¿te gusta conducir?

El Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria premió el spot Mano de BMW como ‘el mejor de los últimos 25 años’.

Aún así, no siempre llegan las campañas publicitarias a los lugares más remotos del mundo, pero si que llegan las marcas más internacionales. De esta manera podemos ver por ejemplo niños de Mongolia con camisetas Nike (por supuesto, falsificadas) o niños de los poblados más escondidos del África con camisetas del Barça, el Madrid o el Manchester United.

Hay gente que no le alcanza ni para falsificaciones para poder presumir de marca y, se las ingenian de maneras insospechadas para poder lucir. El mejor ejemplo fue el anuncio del Peugeot 206 (http://www.youtube.com/watch?v=mA9XXId1Gh8) en el que un hindú destrozaba su coche hasta conseguir la forma del 206.

La imagen que podemos observar con este post ya se va unos quilómetros más allá y quiere transformar su burra en uno de los mejores coches del mercado…

¿Locura, enfermedad o ingenio?

¿te gusta conducir?


Quiero que veáis esta acción que ha hecho un ayuntamiento español para concienciar a nuestros jóvenes del peligro del alcohol y las drogas. Se han colocado por las calles varios vasos gigantes con pegatinas en forma de mano en las paredes, marcas de vómito en el suelo y chavales jóvenes atrapados en su interior. Desde luego, el mensaje no puede ser más gráfico y contundente. Me recuerda a la campaña de “No a las drogas” en la que aparecía un gusano entrando por nariz de un chico… ¿Qué opináis? ¿Son efectivas este tipo de campañas? ¿Realmente consiguen su objetivo?

By: Mona

La asociación de los agujeros con las caries parece haber sido la idea de partida de una acción de guerrilla llevada a cabo en Israel por una agencia de Tel-Aviv para promocionar la pasta dental Elmex. En el vídeo podemos ver el desarrollo de la acción que bajo el slogan “Ayuda a prevenir la caries”, distribuyeron arbitrariamente 140 bolas sin agujeros con pegatinas con el claim de la campaña y marca del anunciante, entre las bolas reales de cien boleras de Israel. Por lo menos es original, ¿no?

By: Mona

El huracán de Internet y las nuevas tecnologías también está poniendo en jaque a las agencias de publicidad. Antes se podía tener productos mediocres y una publicidad buenísima y hacer funcionar una campaña, pero ahora esto ya no vale: si la gente te mata a comentarios en las webs, redes sociales o foros de Internet, es imposible crecer como marca.

La infinidad de posibilidades que ahora tienen los consumidores para informarse sobre un producto y contrastar su valor les han hecho mucho más críticos y exigentes con la publicidad que reciben. El cambio más importante es que han pasado de ser consumidores pasivos de publicidad a ser consumidores activos. Esto, sin embargo, no significa que rechacen completamente la publicidad, sino que ahora son ellos los que marcan las reglas del juego.

Un reciente estudio señala que en España se consumen ya más horas de Internet que de televisión. Todo este cambio de usos implica que nunca más estará toda la audiencia frente a una sola pantalla ni va a esperar a recibir el bombardeo de anuncios, como se analizó en una nueva sesión de las jornadas 10 en Comunicació, organizadas por la fundación Escacc y que estudian como las nuevas tecnologías están cambiando el sector de la comuniación.

La conclusión es que la crisis que está sufriendo el sector de la publicidad no es sólo fruto de la crisis económica general sino del conjunto del modelo, por lo que ya no no volverá a ser como antes. El consumidor se encuentra ahora en otros lugares, en otros entornos, con otras disposiciones anímicas y mirando con otros ojos gracias a la posibilidad de acceder a canales informativos de todo tipo desde el ordenador de casa o del trabajo y también desde el móvil gracias al auge de los smartphones.

A todo ello se suman los cambios sucedidos en los últimos años en Internet (la revolución 2.0), que han permitido a millones de internautas crear sus propios contenidos, emitir y divulgar sus opiniones y, en multitud de ocasiones desmentir o poner en entredicho todo tipo de versiones oficiales o propagandísticas.

Por su parte, las marcas quieren aprovechar la fuerza de la comunidad que crea internet y sumarse a la moda de la publicidad viral, pero estas campañas requieren un punto de humor, de sorpresa y riesgo y son unos valores y unas exigencias que no todas las marcas están dispuestas a cumplir. El problema radica en que en muchas ocasiones el cliente quiere un resultado viral pero no un contenido viralizable.

Otro de los retos fundamentales al que tiene que hacer frente el sector publicitario es que el siempre fundamental y más creíble boca a oreja de los propios consumidores tiene en Internet su plataforma de difusión ideal en forma de blogs, foros y comentarios. Sin embargo no debemos entenderlo como una amenaza a la publicidad sino como una oportunidad más para comunicar de manera diferente y, además, muy efectiva. La clave para contar con la complicidad de los consumidores está en ofrecer experiencias relevantes, que estimulen a hablar de la marca y que conviertan a estos nuevos líderes de opinión en apóstoles voluntarios.
No obstante, la creciente capacidad de los internautas de poner en tela de juicio y contrarrestar los mensajes publicitarios sí obliga a las marcas a ser mucho más honestas y transparentes de lo que eran antes.

Fuente: lavanguardia.es