You are currently browsing the tag archive for the ‘Tendencias’ tag.

Keitai Shosetsu

O, en japonés, tipo de literatura escrita mediante un teléfono móvil para ser leída en otro teléfono móvil. En inglés se conoce como novela de pulgares (thumb novel).

Las novelas Keitai son, en su inmensa mayoría, historias románticas breves escritas para adolescentes. La mayoría de ellas están escritas por jóvenes de entre 18 y 27 años, con poca o nula cultura libresca aunque sobrealimentados por los cómics, el manga y la cultura digital, por lo que el lenguaje se asemeja a sus fuentes en su inmediatez, economía de recursos y frescura.

Puede parecer un fenómeno nuevo, efímero y reducido a Japoón pero no lo es en absoluto, por tres razones: en primer lugar, la temática desciende directamente de la tradición japonesa, centrándose en relaciones difíciles, en una sexualidad complicada y en el sufrimiento, mucho sufrimiento. En segundo, el auge de los teléfonos de avanzadísima tecnología y de las redes sociales de comunicación rápida –Facebook, Twitter, etc.– hace que el uso del móvil para estar en contacto y leer sea algo completamente habitual. De hecho, hay sites en EE. UU. que ofrecen plantillas para publicar en teléfonos móviles. En tercer lugar, ya hay páginas web que registran tres millones de visitas mensuales y crean al mismo tiempo redes sociales de escritoras y lectoras, “en un gigantesco movimiento de autofagotización cultural“, como afirma el blogger del que hemos obtenido la información.

La clave de la aceptación masiva de este género que surgió el año 2000 con la novela ‘Deep Love’ de Yoshi es la posibilidad de participar en un tipo de literatura subestimada por la crítica y que no busca otra cosa que la expresión por la expresión y el ocio. Los lectores pueden, desde su propio móvil, enviar comentarios al autor (siempre anónimo) y en numerosas ocasiones alterar con ello el curso de la historia inicial. El éxito de este feedback es especialmente patente una de las obras creadas en la Red desde Japón, que empezó siendo una simple historia y tras se reescrita y ampliada por cientos de lectores llegó a convertirse en obra de teatro.

Es más, el 90% de las novelas para móviles acaban publicándose también en papel, con tiradas de hasta 200.000 ejemplares, imponiendo una revolución del formato escrito, ya que es éste el que se tiene que adaptar a al estructura de las pantallas y no al revés: enel las obras se mantienen los saltos de línea utilizados por los escritores para dar énfasis a ciertas partes de la narración, comiéndose interlineados o entre caracteres. Otra característica es que los novelistas de pulgares no exceden los 140 caracteres en cada emisión, aspecto que exige un máximo de depuración y síntesis, eliminando descripciones, desarrollo de los personajes y escenarios, y reduciéndose a un hilo de conversación tenso, cargado de contracciones lingüísticas, términos nuevos y emoticones.

Sí existe una conciencia del espacio entre caracteres o frases: por ejemplo, la saturación de palabras y los pocos espacios dan a entender al lector una conversación violenta mientras que un pasaje donde el espacio en la pantalla es amplio da a entender una conversación quieta.

Tranquilos, que también llegará a casa.

By: César Cantero